Estás en > Inicio > Blog

El minusvalorado oficio de fotógrafo

El minusvalorado oficio de fotógrafo

Publicado por el 2/10/2019. Categoría: Fotógrafo en Madrid, fotógrafo para publicidad, fotógrafo profesional Madrid, Fotógrafos en Madrid, Fotógrafos profesionales de Madrid

el minusvalorado oficio de fotógrafo

El hecho de que hoy en día todo el mundo tome fotografías y sepa manejar, mejor o peor, programas de edición, ha hecho que se banalice mayoritariamente la apreciación del trabajo, y que se minusvalore el oficio de fotógrafo.
Tanto es así, que en lo relativo a trabajos que toda la vida ha realizado un fotógrafo profesional hoy en día cualquiera se siente capacitado para desempeñarlo. Y ocurren despropósitos como la tristemente célebre restauración del Ecce Homo de Borja. Que no dejó de ser algo patético, aunque produjera muchas risas.
Al igual que el intrusismo profesional en la restauración de pinturas –como el ejemplo citado-, más frecuentes son los que se producen en el mundo de la fotografía, donde cualquiera que sabe manejar una cámara compacta ya piensa que conoce el oficio de fotógrafo y se siente capacitado para llevar a cabo labores propias de éstos sin tener una mínima formación. Algo que resulta, cuando menos, audaz.
Lo peor de todo no es eso, sino que organismos oficiales den por buenos trabajos de calidad ínfima, que sonrojan a cualquier persona con sentido común y un mínimo de conocimientos básicos y buen gusto.
Y, no solo eso, sino que una vez comprobada la deficiente resolución con la que se han ejecutado no los retiren y busquen a otra persona cualificada que rehaga el trabajo, en vez de mantener la chapuza un año tras otro.
Para tener reflejado los ganadores de los certámenes siempre se contrataba a una persona que ejerciera el oficio de fotógrafo, para tomar imágenes de los galardonados en estudio o durante la entrega del premio. De forma que dicha fotografía se pudiera utilizar dignamente después para promocionar el certamen.
Lo que no resulta aceptable es promocionarlas con fotografías desenfocadas o en cuya ampliación quede píxelado el rostro. Y exponerlas públicamente un año tras otro.
Si por la circunstancia que fuere no se ha podido fotografiar al galardonado y se ha tenido que utilizar una fotografía de pequeño tamaño facilitada por la familia, un profesional sabría resolver el problema para que lo anterior no sucediera.
Así que, para una buena ejecución de la tarea que se necesita, es conveniente encomendársela a una persona que conozca el oficio de fotógrafo.

 
© 2008-2019 Luis Miguel del Campo ·

El minusvalorado oficio de fotógrafo


Fotografos profesionales - Estudio de fotografía - Madrid - Tel. 649 751 485 - www.fotografo-profesional.net· mapa web